El afilado humor cotidiano

«Repelencias», de Rafael Azcona

2
«1962». // Autor: Copper Kettle.

El calor aprieta y la actividad cotidiana continúa su ritmo, así que, a pesar de que en ocasiones lo que apetece es parar y tomar una cerveza para olvidarnos durante un rato de nosotros mismos, no pueden dejarse de lado las obligaciones. En mi caso, no hace muchos días tuve que acudir a una sucursal bancaria a efectuar el pago de un recibo.

Una vez allí, después de esperar una interminable cola y un calor insoportable, me invitaron a pasar a una salita minúscula que, menos mal, tenía una temperatura agradable. Presenté el documento y, mientras el hombre con camisa y corbata realizaba el pago telemático, comenzó a ofrecerme una serie de productos financieros. Podría decir que, generalmente, nunca me han interesado esos tipos de servicios, aunque la gama es cada vez más amplia y rocambolesca. El empleado (que estaba haciendo su trabajo como buenamente podía) debió de notar cierta apatía en mi rostro, a pesar de que yo trataba de fingir cortésmente un cierto interés en respeto hacia su trabajo.

El caso es que, para no agobiar demasiado, iba acortando la explicación, deteniéndose tan solo en las cláusulas fundamentales, mientras remarcaba ciertas palabras que consideraba claves para la venta, a la par que repetía, una y otra vez, lo beneficioso que podrían ser si me acogiese a los ofrecimientos. En un intento desesperado, incluso llegó a hacer una estimación de las ganancias que podría obtener. Yo me limitaba a asentir sin atender ni entender.

Aquella performance que estábamos representando el empleado y yo ante un público cada vez más amplio (la cola no paraba de aumentar) se me figuró en mi mente como un material perfecto para una de las viñetas humorísticas que Rafael Azcona publicaba en La Codorniz y que recientemente han reeditado Pepitas de Calabaza y Fulgencio Pimentel en un volumen titulado Repelencias, para así completar el proyecto que ambas editoriales iniciaron en 2012 con la publicación de ¿Por qué nos gustan las guapas? y continuó en 2014 con ¿Son de alguna utilidad los cuñados? El objetivo es reunir todo el material del autor publicado en la revista de la que, entre otros, Miguel Mihura fue director en sus comienzos.

Lo cierto es que en cada viñeta se representa a la perfección la época en la que fueron ideadas (desde 1953 a 1957), pero el humor del maestro Azcona no está anclado en una época concreta ni tiene fecha de caducidad, por lo que, ya no solo los artículos, que habían aparecido en los anteriores volúmenes, sino también en cada viñeta, podemos ver un retrato de lo que (también) somos hoy. En mi caso, por ejemplo, ante las bondades de los productos ofrecidos, parecía uno de aquellos pobres paisanos que el repelente niño Vicente atizaba con golpes de pedantería racionalista y moralista. Ejemplo de ello pueden ser tres viñetas:

En la primera, se ve a una mujer que está planchando y, a su izquierda, el repelente niño Vicente le dice: «¡Ay, Justina, Justina! ¿Cómo puedes servirte de la energía eléctrica con tanto desparpajo, ignorando, como ignoras, todo lo relativo a los voltios y a los amperios?». En la segunda, el propio repelente niño Vicente, que se encuentra con una novia frente a un árbol que tiene inscrito en su corteza el número 238 602, dice: «Creo, hermosa y sentimental niña, que mejor que grabar corazones será que yo extraiga sobre la corteza de este corpulento árbol la raíz cuadrada del número de tu teléfono, y así, además de dejar constancia de mi afecto, practicaré un poco la difícil aritmética». O, por último, nos encontramos con que el protagonista de estas viñetas acude a un relojero para solucionar los problemas de su despertador: «Señor relojero: ha de saber usted que yo no le confiaré mi despertador si antes no me demuestra usted unas ideas claras sobre los conceptos de tiempo y de espacio».

En cualquier caso, los ecos que nos deja cada dibujo y cada texto ante situaciones comunes no se limitan simplemente a la sonrisa o a la carcajada, sino que dan cuenta de la huida hacia adelante que muchas veces se le presupone a esas creencias, a esos modos de actuación y a todos esos aparatos en los cuales cimentamos nuestra visión de progreso y, en consecuencia, nuestra vida.●

2 Comentarios

  1. […] El caso es que para que este camino sea más llevadero, nos encontramos publicaciones como las que nos presenta la editorial Renacimiento/Ediciones Espuela de Plata en su colección Los Humoristas: Las infamias de un vizconde y otros cuentos de Buen Humor. En este libro nos encontramos con un conjunto de textos que pertenecen a esa etapa de juventud, es decir, antes de 1927, que podríamos cifrar como el año a partir del cual se conocen las mejores obras de don Enrique. Esta recopilación recoge colaboraciones en varios medios, de los que el más habitual era el semanario satírico y humorístico Buen Humor, fundado en 1921 por el artista gráfico y caricaturista Pedro Antonio Villahermosa y Borao, alias Sileno, y en el que colaboraron firmas de altísimo nivel como Edgar Neville, Ramón Gómez de la Serna, Julio Camba o Wenceslao Fernández Flórez. La mayor parte de los textos fueron escritos durante la dictadura de Primo de Rivera, a excepción de un texto datado en 1947 perteneciente a otra ilustre publicación, como fue La Codorniz, en la que, por cierto, colaboró otro gigante del humor como fue Rafael Azcona. […]

  2. […] Una vez allí, después de esperar una interminable cola y un calor insoportable, me invitaron a pasar a una salita minúscula que, menos mal, tenía una temperatura agradable. Presenté el documento y, mientras el hombre con camisa y corbata realizaba el pago telemático, comenzó a ofrecerme una serie de productos financieros. Podría decir que, generalmente, nunca me han interesado esos tipos de servicios, aunque la gama es cada vez más amplia y rocambolesca. El empleado (que estaba haciendo su trabajo como buenamente podía) debió de notar cierta apatía en mi rostro, a pesar de que yo trataba de fingir cortésmente un cierto interés en respeto hacia su trabajo. (Texto completo en Cuatro Ojos Magacín) […]

Dejar respuesta