«A cielo abierto», de Antonio Iturbe, gana el Premio Biblioteca Breve 2017

El nacimiento de «El Principito»

0

El escritor y periodista Antonio Iturbe reconoce tener «una relación más profunda» con Antoine Saint-Exupéry (con quien comparte nombre, curiosamente) que con la mayoría de personas que conoce en su vida cotidiana; una fascinación que nació en su infancia, cuando leyó por primera vez con «once o doce años» El Principito.

De esta admiración surge su última novela, A cielo abierto, que se ha alzado con el Premio Biblioteca Breve 2017. El jurado, compuesto por los escritores Fernando Aramburu, Pere Gimferrer, Manuel Longares, la librera Lola Larumbe y la directora de Seix Barral, Elena Ramírez, ha destacado «la cuidada recreación de la figura de Saint-Exupéry y el tratamiento narrativo de la épica de los primeros años de aviación civil francesa» en una novela «con un fiel trasfondo histórico».

El libro narra la amistad de tres pilotos franceses y sus aventuras durante los albores de la aviación civil, en los años veinte, cuando se jugaban la vida en cada vuelo abriendo nuevas rutas desde Francia a África y Sudamérica. Tres pioneros que se harán amigos y que protagonizarán el primer vuelo nocturno (que también novelizó Saint- Exupéry) o que sobrevolarán el Atlántico y la cordillera de los Andes por primera vez. Pero la novela, por supuesto, es ante todo la historia de uno de ellos: Antoine Saint- Exupéry, del surgimiento del escritor y de la gestación de El Principito.

Saint-Exupéry (o Tonio, como le llamaban sus amigos) es destinado a Cabo Juby, en Marruecos, donde se le encomienda la misión de mejorar las relaciones entre los europeos y los beduinos del Sáhara. Es entonces cuando comienza a escribir las aventuras que ha vivido en primera persona durante tantos años; historias que acompaña con ilustraciones de los espejismos y de las alucinaciones que ha tenido en el desierto: una boa que se traga un elefante, un niño rubio, una flor solitaria…

Iturbe explica que le interesan los libros «que tienen un propósito», aunque no aporten respuestas, «porque nadie las tiene», en contraposición con la «literatura del escepticismo». «Está de moda decir que la novela no ha de ser moral y se suele hablar de manera peyorativa de la “moralina”», afirma. Una preocupación narrativa que comparte con el escritor francés: «Es relativamente fácil encontrar literatura de prestigio del asco de vivir, pero mucho más difícil encontrar una literatura del asombro de vivir ―dice Iturbe―. Lo cual no quiere decir que su manera de ver el mundo sea pletórica. En realidad, está teñida de melancolía».

A cielo abierto es también un libro de aventuras canónico con accidentes aéreos, secuestros y aterrizajes forzosos en el que los personajes, y nosotros con ellos, atraviesan desiertos, montañas, océanos y tormentas y viajan a ciudades de todo el mundo: Palmira, Dakar, Buenos Aires, Casablanca, Barcelona, Nueva York… Un esfuerzo de documentación y recreación que ha llevado a Antonio Iturbe cuatro años de trabajo.

La novela se pondrá a la venta el próximo 7 de marzo. Hasta entonces, y para abrir boca, os recomendamos el estupendo artículo que el propio Iturbe escribió en el número 8 de Librújula (publicación que dirige) titulado «Saint-Exupéry, náufrago del desierto», en el que narra cómo después de un accidente de avión en pleno desierto que casi le cuesta la vida, Saint-Exupéry creyó ver sobre las dunas a un niño «con capa de príncipe y cabellos dorados» que caminaba sobre la arena «como si paseara sobre un prado de hierba» y que se preguntaba una y otra vez: «¿Dónde están los hombres?».●

Dejar respuesta