El lenguaje femenino de la resistencia

«Venus», de Lea Glob y Mette Carla Albrechtsen

0
Autor: Alex Pearson.

Lo que en principio iba a ser una película erótica para mujeres, se convirtió en un documental en el que veinte mujeres hablan ante la cámara sobre su relación con el sexo. En opinión de nuestros críticos, las directoras, Lea Glob y Mette Carla Albrechtsen, consiguen que las veinte mujeres retratadas se expongan con honestidad en un difícil equilibrio entre lo explícitamente sexual y lo íntimamente emotivo. Venus es un documental sobre la búsqueda de la identidad propia y de la representación de la feminidad; un paso más en la normalización del papel de la mujer en la vida íntima, de donde ha sido expulsada durante tanto tiempo. Pedagogía (necesaria) del erotismo femenino.



Borja Efe Eme
: «Venus era una importante diosa romana relacionada principalmente con el amor, la belleza y la fertilidad, que desempeñaba un papel crucial en muchas fiestas y mitos religiosos romanos…».

Rubén Rojas: «… cima de la belleza y el amor», que dice la famosa canción de Shocking Blue.

Borja Efe Eme: ¡Oh! ¿Ya estás aquí, Perth? Estaba leyendo en voz alta la definición que hace la Wikipedia sobre la diosa Venus. Parece que ambas definiciones coinciden con la que las directoras del documental Venus (Lea Glob y Mette Carla Albrechtsen, 2016) querían sacar a la luz de las protagonistas de su película: ese aspecto cercano a lo divino, en tanto que bello y tendente al amor, que poseen, desde la normalidad más rutilante que nos ofrece la cámara, las mujeres que entrevistan. ¿Qué te pareció el documental?

Rubén Rojas: Es curioso que lo llamemos «documental», y en realidad lo es, pero en principio iba a ser una película erótica para mujeres. El género aquí es importante, porque define el tono y el alcance de lo que se cuenta.

Borja Efe Eme: Sí, fue una suerte poder acudir a su exhibición en la Cineteca, aunque me parece que ahora no se encuentra en la cartelera. El documental no está de moda.

Rubén Rojas: La que está de moda es Susana Díaz, el extremo opuesto del erotismo y la divinidad (jiji). También nos vale Marine Le Pen.

Borja Efe Eme: Ten cuidado o vendrá a patearte el trasero, diplomáticamente hablando.

Rubén Rojas: 🙂

Borja Efe Eme: No sé si Susana hubiera tenido espacio en Venus. Las mujeres que pasan por delante de la cámara demuestran una sinceridad y honestidad que ya quisieran muchos políticos. Y es destacable lo que comentas sobre que las directoras tuvieran la intención de hacer una película erótica porque, según esto, todas estas mujeres que filman acudían con la decidida intención de desnudarse, física y emocionalmente, ante la cámara, ¿no?

Rubén Rojas: Eso es lo que suponemos. Por la información que tenemos, fueron entrevistadas más de cien mujeres, aunque el resultado final del casting, lo que vemos en los ochenta minutos de película, no pasa de veinte mujeres. Quiero decir que es de valorar esa honestidad y valentía que comentas, pero también es probable que desecharan mucho material por falta de esos mismos valores en el resto de mujeres. Dicho esto, los testimonios que están son muy valiosos. Confesiones desnudas, es el subtítulo de Venus.

Borja Efe Eme: Bueno, este tipo de proyectos suelen requerir de ese tipo de filtrados hasta conseguir llegar a su destino… Aunque a veces ese destino sea diametralmente opuesto al que se planteara en el inicio del proyecto. Muchas veces, las películas cobran vida. Y es verdad que formalmente no va más allá del clásico documental de «bustos parlantes» pero, desde luego, con esos testimonios seleccionados que presenciamos lo que se termina llevando a cabo es toda una pedagogía del sentimiento femenino.

Rubén Rojas: Es que no es fácil, y menos delante de una cámara, encontrar personas dispuestas a describir con detalle sus fantasías, narrar sus experiencias sexuales (traumáticas o plenas y exitosas) y confesar su relación con el sexo y con su propio cuerpo (complejos, defectos).

Borja Efe Eme: Así es, porque toda la película se mantiene en ese fino equilibrio entre lo explícitamente sexual y lo íntimamente emotivo.

Rubén Rojas: Pedagogía del erotismo femenino, diría, que a fin de cuentas acaba revelando un sentimiento común en su manera de afrontar sus vidas. Y creo que esa es una de las claves para mantener el interés en el espectador: ese manejo contenido del tono, ese rozar ambas sensaciones sin decantarse por una en concreto.

Borja Efe Eme: Sí, porque como alguna de las protagonistas dice durante su participación: «Poco se sabe o se dice sobre el papel de la mujer en las relaciones sexuales: cómo comportarse en la cama, qué emociones sentir». Y para alcanzar ese nivel de apertura emocional, las directoras deben transitar con mucho cuidado el muchas veces pegajoso mundo de las emociones. Es interesante cómo las conversaciones basculan constantemente entre lo sexual y lo sentimental, entre el amor y el deseo, entre la necesidad de disfrutar de sus cuerpos y la (supuesta) obligación de tener que ser madres.

Rubén Rojas: Claro, yo creo que por la obligación de comunicarse en un lenguaje heredado (machismo, moral tradicional, consumismo, materialismo). Ellas buscan salida a esa manipulación desde la liberación de sus cuerpos, de sus deseos y de sus emociones. Percibo que salen con éxito de esa contradicción, gracias a que no se comprometen con lo establecido. Por eso veo que es un documental, ante todo, sobre la búsqueda de la identidad propia y de la representación de la feminidad.

Borja Efe Eme: No deja de ser un tema de actualidad: los diferentes movimientos de la liberación femenina que se están llevando a cabo, desde las acciones ejercidas por Femen hasta las diferentes técnicas de empoderamiento.

Rubén Rojas: Eso es. Una lucha por escapar de la represión, del control y de la domesticación del falocentrismo. Y ahí está el mayor punto de interés, en mi opinión. Es decir, en el uso del medio erótico para investigar las zonas menos exploradas de la mujer.

Borja Efe Eme: Me gusta cómo se van escuchando a lo largo de la película expresiones como «estremecimiento de deseo», «yo era una romántica sin remedio», «experimenté un sentimiento de fragilidad junto a mi pareja —en la cama—» (malinterpretado por el chico, cómo no)…

Rubén Rojas: Eso me da una idea de hasta qué punto las ataduras y los obstáculos perjudican la visión de la mujer sobre su sexo y sobre su vida, distorsionan su visión. Porque la sexualidad que demuestran es muy amplia y compleja, mucho más que la masculina, me atrevería a decir.

Borja Efe Eme: Va a hacer falta mucho trabajo por parte de todos, desde luego. ¿Crees que Venus puede llegar a ejercer una auténtica influencia en el espectador y, por extensión, en la sociedad? Porque la sala de cine estaba medio vacía…

Rubén Rojas: Uf, no lo creo. Se tarda mucho en cambiar un pensamiento y en despojarse del lastre de antiguas moralidades. Hoy el fetichismo sexual está de moda. Lo sexy del sexo.

Borja Efe Eme: Sí, porque incluso una de las entrevistadas hablaba de «liberarse de la castidad», de «la timidez ocasionada por las lecturas de la Biblia». Esa es otra dura piedra a sortear, otro más de los yugos bajo los que se ha encontrado durante tanto tiempo la mujer.

Rubén Rojas: No olvidemos que, como escribe Foucault en Historia de la sexualidad, «el sexo es, a un tiempo, acceso a la vida del cuerpo y a la vida de la especie», y por eso la sexualidad fue perseguida durante el siglo xix.

Borja Efe Eme: Y aún hoy.

Rubén Rojas: Hoy también son las élites ideológicas las que imponen los planteamientos sentimentales y eróticos. Y lo hacen sutilmente, a través de la televisión, por ejemplo. Haciéndolo banal consiguen que el sexo y los cuerpos sean como les interesan que sean.

Borja Efe Eme: De cualquier modo, Venus es un paso más en la normalización del papel de la mujer en la vida íntima, de donde ha sido expulsada durante tanto tiempo, y un ejemplo de que cualquier cambio en este ámbito deberá venir de la mano de la educación, de la pedagogía (pequeños y mayores, en las escuelas y en los hogares). ¿Y tú opinas que sería posible un documental tan abierto, expuesto, con hombres como protagonistas?

Rubén Rojas: Sería diferente, pero no sé si por tratarse de hombres. Quiero decir que las mujeres que salen en el documental demuestran un compromiso verbal y sentimental con respecto a su entorno. Testimonios de gente hedonista o indiferente no serían muy útiles, fueran hombres o mujeres.

Borja Efe Eme: Tengo que la impresión de que algunas de las preguntas que les plantean a las entrevistadas (¿cada cuánto piensas en sexo?, ¿cada cuánto te masturbas?, ¿cuál es tu relación con el porno?) terminarían siendo tratadas incluso desde lo cómico-burlesco.

Rubén Rojas: Es que acaso las preguntas también están influenciadas por ciertos mecanismos sociales de banalidad. El resultado llega más lejos que las preguntas de las directoras. Creo que, como dice Paul B. Preciado, el cine es una herramienta de producción de verdad. Y es lo que hacen estas mujeres con su cuerpo y su sexualidad: inventar un discurso propio. Los cuerpos no son ya recipientes vacíos.

Borja Efe Eme: O esa mujer mostrando a cámara láminas con el perfil de su vagina impresa… No sé, no sé… No lo veo posible entre hombres sin que se termine escapando más de una risa floja.

Rubén Rojas: Fíjate, el cuerpo como discurso: literal.

Borja Efe Eme: Sorprendente.

Rubén Rojas: Si eliminas la sacralización y las normas, la vagina (y otros órganos) pueden tener cualquier función, incluso la de herramienta artística. De eso se trata, de buscar un valor nuevo al cuerpo. El documental acierta en eso, me parece. El cuerpo y la sexualidad como resistencia a las normas. También lo dice Foucault, que la libertad no está inventada, que hay que inventarla continuamente. Y eso es lo que se proponen las mujeres de este documental.

Borja Efe Eme: Tengo que reconocer que me resultó bastante emotiva la escena final con las protagonistas desnudas frente a la cámara en diferentes posees (más o menos visibles) sobre fondo musical… Un nuevo golpe a esas normas de conducta represivas contra las mujeres y sus cuerpos.

Rubén Rojas: Emotivo y natural, curiosamente. Después de todo lo que habían confesado, mostrar su cuerpo lo veo como una rúbrica final.

Borja Efe Eme: Entonces, ¿le recomendamos a la gente que no deje pasar la oportunidad de ver esta película si tiene la suerte de toparse con ella? Eso sí, en circuitos minoritarios, probablemente.

Rubén Rojas: Desde luego, pero recomendaría que se viera sin prejuicios. Allí se encontrarán el lenguaje de la resistencia de la mujer.

Borja Efe Eme: Así sea. Y tú y yo nos veremos ya próximamente… en las mejores pantallas.

Rubén Rojas: Un placer.●

Dejar respuesta